EL CONCEPTO DE MASA EN LA ACTUALIDAD

Bogdan Nimirceag

Hoy en día el concepto de masa sigue siendo muy utilizado, sobre todo por los medios de comunicación. La masa en sí, siendo la sociedad en general, tanto su forma de pensar, como su forma de ser y actuar, está muy condicionada por los medios de comunicación de masas. Pero antes de hablar del concepto de masas, deberíamos definirlo. El concepto de masa o sociedad de masas es un término descriptivo de la sociedad de la edad contemporánea o sociedad industrial. Durante el siglo XIX comenzó a ser común describir al conjunto de la sociedad o a parte de ella como una masa, en referencia a las tendencias igualitaristas del periodo de la Revolución industrial, que socavaban los valores tradicionales del Antiguo Régimen o sociedad preindustrial. Más ampliamente, el término puede aplicarse a cualquier sociedad dominada por la cultura de masas, los medios de comunicación de masas, la sociedad de consumo de masas y las instituciones impersonales de gran escala.(1) Hoy en día, la masa sigue siendo estudiada a fondo por los medios de comunicación con tal de determinar su comportamiento, sus gustos etc. Con el fin de crear productos que sean bien recibidos. La cultura de masas es aquella que se crea con el fin de ser un producto, de ser un bien, que se pueda comprar y vender. Mucha de la música comercial de hoy en día es creada para ser vendida y obtener un beneficio. Aunque la cultura de masas sea la más popular en la actualidad, el concepto de masa (Según ABRUZZESE “Cultura de masas”) contiene un significado negativo, ya que tacha a la sociedad de igual y homogénea cuando la realidad es más complicada. La “masa” ha evolucionado con el tiempo, la idea de masa es anticipada por los pensadores del XIX como algo que intuyen asociado a los nuevos modos de vida y a las transformaciones sociales de que son testigos. Quizás el caso más sintomático, por su intuición y su potencia crítica, sea el de Nietzsche, que preveía un proceso de uniformización y mediocrización de la cultura que más adelante retomarían los críticos de la Escuela de Frankfurt(2). También Tocqueville, Kierkegaard o Buckhardt, además de los sociólogos de la época (Weber, Marx, Tönnies, Durkheim…), muestran su preocupación por la revisión analítica de las estructuras sociales y por los cambios asociados a ellas.(3)                                                                                                                                             

Según el célebre filósofo Ortega y Gasset el hombre masa, es el que no está al mismo nivel de si mismo, el que se encuentra a mitad de camino entre el ignorante y el sabio, que cree saber y no sabe, y el que no sabe lo que debería saber.(4)

Uno de los primeros autores en estudiar la “masa” fue Gustav LeBon en su obra “Psicología de las masas” publicada en 1935. Según él, lo más significativo de las masas es que cada una de sus partes constitutivas, por muy diversas que puedan ser en cuanto al modo de vivir, ocupación e inteligencia, por el mero hecho de transformarse en masa poseen una especie de alma comunitaria, en virtud de la cual piensan y actúan de una forma totalmente distinta a como cada uno de ellos sentiría, pensaría y actuaría aisladamente. Le Bon establecía tres leyes que se daban siempre en la masa:

  1. ley de unanimidad mental: todo el mundo en la masas actúa igual debido a la imitación presente en toda nuestras conductas
  2. ley de la emocionalidad: los comportamientos emocionales se deben esencialmente:

–   A la frustración, motivada por la tensión psíquica en circunstancias puntuales que dan salida a situaciones de agresividad y provocan ansiedad o angustia en los individuos.

–   A la ausencia de normas (anomia), con la consiguiente desaparición o relajamiento de los controles ejercidos por las interacciones entre individuos, saliendo a la luz la problemática subyacente.

ley de la irracionalidad: a nivel individual las conductas irracionales no aparecen de forma muy pronunciada, pero en la masa debido al anonimato de sus miembros, la emocionalidad es elevada y la anomia, se llega con frecuencia a conductas irracionales.(5) Esto nos da a entender que la sociedad actúa de una forma para sentirse “integrados” con los demás miembros de la sociedad. Esta característica de la sociedad se es tenida muy en cuenta en algunos ámbitos de los medios de comunicación a la hora de, por ejemplo, crear publicidad. La publicidad es creada para influir en los espectadores y muchas veces obliga a algunos individuos a cambiar su forma de actuar para integrarse en el resto de la sociedad. Desde el momento en que la propaganda es el uso planeado sistemático de palabras y símbolos, que mediante la técnica de sugestión y otras de naturaleza psicológica conexas tiene. el propósito de controlar, difundir o cambiar las opiniones, ideas y valores de personas, es lógico deducir que influye de manera evidente en las actitudes sociales de las mismas.

En cierta manera toda persona vive asediada por campañas con contenido ideológico variado que gravitan sobre ella desde los medios masivos de comunicación hasta la acción directa, casi personal y domiciliaria. Se requiere un notable esfuerzo para obrar con criterio personal, reflexivo, y no dejarse influir por una u otra corriente de ideas provocadas y dirigidas.(6) Por otra parte tenemos la “cultura de masas”, antiguamente la cultura era entendida como un arte de élites, solo los más adinerados podían acceder a ella, también se le conoce como Alta cultura.  Alta cultura es un concepto utilizado de formas diferentes en entornos académicos, cuyo uso más común es la valoración de ciertos productos artísticos y culturales (especialmente obras de arteobras literarias y obras musicales) para ponderarlos como los de más alta estima. (7) Una aplicación muy importante de la revolución científico-técnica fue el desarrollo de la cultura de masas. En aquellos años se pusieron las bases de un desarrollo que llega hasta nuestros días.

El cambio, sin embargo, es mucho más complejo que la simple aplicación de innovaciones técnicas. Por debajo de él, discurre todo un proceso social y político. Proceso que supone avances del sistema democrático y una creciente madurez social: la obtención del sufragio universal (primero masculino y después extensivo a la mujer), ampliación de las libertades de asociación y expresión, la reducción de analfabetismo, etc.

Ese proceso, unido al crecimiento de los medios de comunicación, permitió que las manifestaciones culturales -hasta entonces disfrutadas sólo por una elite- llegasen a amplios sectores de la sociedad.(8)

En conclusión, el concepto de masa sigue vigente y con una gran importancia hoy en día, sobre todo para los medios de comunicación y los creadores de “cultura de masas” que buscan sobre todo obtener beneficio al “industrializar la cultura”. La sociedad sigue consumiendo esta cultura y sigue siendo afectada por los medios de comunicación que emiten sus productos y sus mensajes pensando en el comportamiento de la “masa” social. Esto va a ir aumentando exponencialmente debido a que la sociedad está cada vez más controlada y más influenciada por los medios de comunicación lo que nos conecta a todo el mundo pero nos hace ser cada vez más homogéneos.

 

 

 

BIBLIOGRAFIA

(1): Wikipedia, Sociedad de masas, https://es.wikipedia.org/wiki/Sociedad_de_masas

(2): Nietschze, “Crítica a la sociedad de masas”

(3): UM, “La sociedad de masas”, http://www.um.es/tic/Txtguia/TCtema10.pdf

(4) Ortega y Gasset, “La rebelión de las masas” 1929

(5) Gustav LeBon, “Psicología de las masas”  1953

(6) Historia y biografías, “Influencia de la publicidad en la sociedad” http://historiaybiografias.com/publi6/

(7) Wikipedia, Alta cultura, https://es.wikipedia.org/wiki/Alta_cultura

(8) Recursostic, Cultura de masas en el siglo XX, http://recursostic.educacion.es/kairos/web/ensenanzas/eso/contemporanea/entreguerras_04_03.html

Anuncios